Llamamiento para la Iglesia y el mundo

Veritas liberavit vos

Jn 8,32

En un momento de gravísima crisis, los pastores de la Iglesia Católica, en virtud del mandato que hemos recibido, nos consideramos en el sagrado deber de hacer un llamamiento a nuestros hermanos en el Episcopado, el clero, los religiosos, el pueblo santo de Dios y todos los hombres de buena voluntad. Suscriben también este llamamiento intelectuales, médicos, abogados, periodistas y profesionales diversos que concuerdan con su contenido, y pueden suscribirlo asimismo cuantos deseen adherirse al mismo.

Los hechos han demostrado que so pretexto de la epidemia de Covid-19 se ha llegado en muchos casos a vulnerar derechos inalienables de los ciudadanos, limitándose de forma desproporcionada e injustificada sus libertades fundamentales, entre ellas el ejercicio de las libertades de culto, de expresión y de movimiento. La salud pública no debe ni puede convertirse en excusa para conculcar los derechos de millones de personas en todo el mundo, y menos aún para que las autoridades civiles eludan su obligación de obrar con prudencia en pro del bien común. Esto es tanto más cierto cuanto más aumentan las dudas planteadas por muchos en torno a la  verdadera capacidad de contagio, peligrosidad y resistencia del virus. Muchas voces autorizadas del mundo de la ciencia y de la medicina confirman que el alarmismo que han manifestado los medios informativos al Covid-19 no parece totalmente justificado.

En base a los datos oficiales sobre la incidencia de la epidemia en el número de fallecimientos, tenemos motivos para creer que hay fuerzas interesadas en generar pánico entre la población con el único fin de imponer de modo permanente formas inaceptables de restricción de las libertades, control de las personas y vigilancia de sus movimientos. Esta forma de imposiciones antidemocráticas preludian de manera inquietante un gobierno mundial que escapa a todo control.

https://youtu.be/xSZYyO0S_-I

Creemos igualmente que las medidas de protección adoptadas en algunas situaciones, incluido el cierre  de las actividades comerciales, han desencadenado una crisis que ha hundido a sectores enteros de la economía, favoreciendo con ello la interferencia de potencias extranjeras, con graves repercusiones sociales y políticas. Quienes ejerzan cargos gubernamentales deben impedir estas formas de ingeniería social, adoptando medidas encaminadas a la tutela de sus ciudadanos, a quienes representan y en cuyo interés tienen la grave obligación de realizar sus funciones. Ayúdese igualmente a la familia, célula de la sociedad, evitando penalizar irrazonablemente a los débiles y los ancianos al obligarlos a sufrir dolorosas separaciones de sus seres queridos. La criminalización de las relaciones personales y sociales debe considerarse asimismo una parte inaceptable del proyecto de quienes promueven el aislamiento de las personas para manipularlas y dominarlas mejor.

Pedimos al estamento científico que vele porque se promuevan honradamente y con miras al bien común curas para el Covid-19, evitando escrupulosamente que intereses inicuos influeyan en las decisiones de los gobernantes y los organismos internacionales. No es razonable penalizar remedios que se han revelado eficaces, en muchos casos de bajo costo, para privilegiar curas o vacunas no tan eficaces pero que garantizan ingresos mucho mayores a las empresas farmacéuticas, aumentando los costos de la sanidad pública. Como pastores que somos, recordemos también que para un católico es moralmente inaceptable inocularse con vacunas en cuya producción se ha utilizado material procedente de fetos abortados.

Pedimos asimismo a los gobernantes que velen porque se eviten de la forma más rigurosa los medios de control personal sea mediante sistemas de rastreo electrónico o cualquier otra forma de ubicación: a pesar de la gravedad de la situación, el combate al Covid-19, no debe servir de pretexto para respaldar turbias intenciones de entidades supranacionales que albergan marcadísimos intereses comerciales y políticos en este proyecto. En particular, debe permitirse a los ciudadanos la posibilidad de rechazar semejantes limitaciones a las libertades personales, sin imponer forma alguna de penalización para quien no desee beneficiarse de las vacunas, de los métodos de localización y de cualquier otro instrumento análogo. Téngase en cuenta la flagrante contradicción que se observa entre quienes persiguen políticas rigurosas de reducción de la población y al mismo tiempo se presentan como salvadores de la humanidad sin tener la menor legitimación política ni social. Por último, la responsabilidad política de quien representa al pueblo no puede exigirse en modo alguno a técnicos que encima exigen para ellos mismos formas de inmunidad personal que resultan como mínimo inquietantes.

Solicitamos enérgicamente a los medios de comunicación que se empeñen activamente en facilitar una información correcta que no sancione el disenso aplicando formas de censura, como está sucediendo de forma generalizada en las redes sociales, la prensa y la televisión. La veracidad de la información exige que se dé lugar a voces no alineadas con el pensamiento único para que los ciudadanos puedan evaluar la realidad con conocimiento de causa, sin ser influidos en gran medida por intervenciones partidistas. Un diálogo democrático y franco es el mejor antídoto contra el riesgo de imponer formas sutiles de dictadura presumiblemente peores de las que ha visto nacer y morir nuestra sociedad en épocas recientes.

Recordemos, para terminar, como pastores a quienes se ha encomendado la importante misión de guiar la grey de Cristo, que la Iglesia reivindica con firmeza su propia autonomía de gobierno, de culto y de predicación. Dicha autonomía y libertad son un derecho de nacimiento que le concedió Nuestro Señor Jesucristo para que cumpla las finalidades que le corresponden. Por este motivo, los pastores reivindicamos enérgicamente el derecho a decidir de forma autónoma en lo que se refiere a la celebración de la Santa Misa y los Sacramentos, como también exigimos plena autonomía en materias que están dentro de nuestra inmediata competencia y jurisdicción, como por ejemplo las normas litúrgicas y la manera de administrar la Comunión y otros sacramentos. El Estado no tiene el menor derecho a interferir por motivo alguno en la soberanía de la Iglesia. La colaboración de las autoridades eclesiásticas, que jamás ha sido negada, no supone por parte de las civiles prohibiciones ni limitaciones al culto público o el ministerio sacerdotal. Los derechos de Dios y de los fieles son ley suprema de la Iglesia que ésta no quiere ni puede abrogar. Solicitamos que nos sean retiradas las limitaciones a la celebración del culto público.

Invitamos a las personas de buena voluntad a no sustraerse a su deber de colaborar al bien común, cada cual según su propio estado y posibilidades y en espíritu de caridad fraterna. Esta cooperación, auspiciada por la Iglesia, no puede prescindir sin embargo del respeto a la ley natural ni a la garantía de las libertades individuales. Los deberes civiles  a los que están obligados los ciudadanos suponen el reconocimiento de sus derechos por parte del Estado.

Todos estamos llamados a valorar la situación actual de forma coherente con las enseñanzas del Evangelio, y ello exige tomar partido: o con Cristo o contra Cristo. No nos dejemos intimidar ni asustar por quienes nos hacen creer que somos minoría: el bien está mucho más difundido y es mucho más poderoso de lo que el mundo quiere que creamos. Nos enfrentamos a un enemigo invisible que hace separaciones entre sus ciudadanos, entre los hijos y los padres, entre nietos y abuelos, fieles y pastores, alumnos y docentes, clientes y vendedores. No permitamos que con la excusa de un virus se borren siglos de civilización cristiana para instaurar una odiosa tiranía tecnológica en que personas sin nombre y sin rostro decidan la suerte del mundo confinándonos a una realidad virtual. Si tal es el proyecto que tienen para dominarnos los poderosos de la Tierra, sepan que Jesucristo, Rey y Señor de la Historia, ha prometido que «las puertas del Infierno no prevalecerán» (Mt.16,18).

Encomendamos al Dios Todopoderoso a los gobernantes y a cuantos rigen el destino de las naciones para que los ilumine y oriente en estos momentos de grave crisis. No se olvide que del mismo modo que el Señor nos juzgará a los pastores según por la grey que nos ha confiado, también juzgará a los gobernantes por los pueblos a los que tienen la obligación de defender y gobernar.

Roguemos con fe al Señor para que proteja a la Iglesia y al mundo. La Virgen Santísima, Auxilio de los Cristianos, aplaste la cabeza de la vieja Serpiente y frustre los planes de los hijos de las tinieblas.

Puede firmarse el apoyo a este texto desde AQUÍ

  • FIRMANTES
  • PRELADOS
    Mgr. Carlo Maria Viganò, Archbishop, Apostolic Nuncio
    Cdl Gerhard Ludwig Mueller, Prefect emeritus of Congragation of the Doctrine of the Faith
    Cdl Joseph Zen Ze-kiun, Bishop emeritus of Hong Kong
    Cdl Janis Pujats, Archbishop emeritus of Riga
    Mgr Luigi Negri, Archbishop emeritus of Ferrara-Comacchio
    Mgr Joseph Strickland, Bishop of Tyler, Texas
    Mgr Thomas Peta, Metropolitan Archbishop of Astana
    Mgr Athanasius Schneider, Auxiliary Bishop of Astana
    Mgr Jan Pawel Lenga, Archbishop emeritus of Karaganda
    Mgr Rene Henry Gracida, Bishop emeritus of Corpus Christi
    Mgr Andreas Laun, Auxiliary Bishop of Salzburg
    Father Serafino Lanzetta, Theologian
    Father Alfredo Maria Morselli, Theologian
    Father Curzio Nitoglia, TheologianPERIODISTAS, EDITORES, AUTORES
    Dr Aldo Maria Valli, journalist
    Dr Magdi Cristiano Allam, writer
    Dr Giulio Meotti, journalist
    Dr Marco Tosatti, journalist
    Claudio Messora, director Byoblu.com
    Dr Robert Moynihan, writer, journalist
    Dr Jeanne Smits, journalist
    Dr Olivier Figueras, journalist
    Dr Cesare Sacchetti, journalist
    Prof. Giorgio Nicolini, director of Tele Maria
    Michael J. Matt, editor The Remnant
    John-Henry Westen, co-founder, editor-in-chief LifeSiteNews.com
    Vittoria Alliata di Villafranca, journalist and writer
    Maria Guarini, editor
    Prof. Francesco Lamendola
    António Carlos de Azeredo, editor
    José Narciso Pinto Soares, editorial counselor
    Dr Massimo Rodolfi
    Riccardo Zenobi, writer
    Danilo Quinto, writer
    Olivier Valette, writer

    MÉDICOS, INMUNÓLOGOS, VIRÓLOGOS, INVESTIGADORES
    Dr Stefano Montanari, scientific director Nanodiagnostics laboratory, Modena
    Dr Antonietta Gatti, research manager, Nanodiagnostics laboratory, Modena
    Prof. Alessandro Meluzzi, psychiatrist
    Dr Anna Rita Iannetti, doctor, PNEI and biointegrated medicine
    Dr Fabrizio Giudici, orthopedic traumatologist
    Dr Rosa Maria Roccaforte, cardiologist
    Dr Silvana De Mari, doctor
    Dr Maria Grazia Sordi, psychologist
    Dr Roberto Marrocchesi, nutritionist
    Dr Mario Sinisi
    Dr Antonio Marcantonio

    ABOGADOS
    Dr Angelo Giorgianni, judge
    João Freire de Andrade, jurist
    Lawyer Francesco Fontana
    Lawyer Luigi Valenzise
    Lawyer Fabio Candalino
    Lawyer Luca Di Fazio
    Lawyer Massimo Meridio
    Dr Lawyer Gianni T. Battisti
    Lawyer Piero Peracchio
    Lawyer Paola Bragazzi
    Lawyer Luís Freire de Andrade
    Lawyer Heitor A. Buchaul
    Lawyer Maître Olivier Bonnet

    PROFESORES Y PROFESIONALES
    Hon. Prof. Vittorio Sgarbi, art critic, essayist
    Prof. Matteo D’Amico
    Prof.ssa Mafalda Miranda Barbosa
    Prof. Francesca Maimone
    Prof. Martino Mora, philosopher
    Prof. Massimo Viglione, historian and essayist
    Prof. Elisabetta Sala, teacher and writer
    Dr Ing. Alessandro Peracchio
    Dr Luca Scantamburlo
    Prof. Rosa Maria Bellarmino
    Steven Mosher, president Population Research Institute
    Prof. Emeterio Ferrés Arrospide, Coimbra University
    Prof. Ibsen Noronha
    Prof. ing. Amadeu Teixeira Fernandes, Georgetown University
    Dr José Filipe Sepúlveda da Fonseca
    Dr Alfonso Martone, CNR Italy
    Dr Luís Ferrand d’Almeida
    Ing. Roberto Imparato

    ASOCIACIONES
    Atman Association – President Manuela Baccin
    Riprendiamoci Il Pianeta Association – President Magda Piacentini
    Movimento 3V – Vaccini Vogliamo Verità – Secretary Luca Teodori
    Libera Scelta Association – President Alessandra Bocchi
    Iustitia in Veritate Association- Directors
    Una Vox Association – President Calogero Cammarata
    Comitato Famiglia e Vita – President Franco Rebecchi
    Confederazione dei Triarii
    AURET, Autismo, Ricerca e Terapie – President Lawyer Roberto Mastalia
    Vita al Microscopio Association – President Nino Ferri
    Texas Right to Life – Jim Graham
    Cleveland Right to Life – Molly Smith

(Traducido por Bruno de la Inmaculada/Adelante la Fe. Traducción oficial aprobada por los autores)

Entrevistamos al padre Federico Highton

El próximo jueves 7 de mayo a las 21:00 (hora de España peninsular) será entrevistado en el programa La Tela de Araña, y hablará entre otros temas del relativismo moral, y la persecución religiosa.

El Padre Higton es un Misionero de 38 años, argentino, perteneciente a la congregación de “San Elías”, un pequeño instituto religioso que tiene por carisma anunciar la Buena Nueva en las más recónditas periferias, en aquellos pueblos remotos en los que no existe aún ningún católico, y jamás han oído hablar de Jesucristo Salvador. Los miembros de la Orden San Elías buscan predicar la Verdad con la más heroica parresía para que Dios sea máximamente glorificado. La Orden tiene como pilares: la habitual actitud épica, la virtud de la parresía, la fidelidad al secreto divino y la plena marianización de la vida. En su intervención del próximo jueves nos hablará de la Buena Nueva en los tiempos de la crisis del COVID-19, cómo ha sido posible la supresión de las Misas, la tolerancia, la contrarrevolución cultural y más temas de interés.

La entrevista se realizará en el programa la “Tela de Araña”,  programa digital que dirige el director de Tradición Viva, Carlos Mª Pérez-Roldán y Suanzes-Carpegna, y que cuenta con el patrocinio de Mayoría Social. El objeto de este programa es analizar la realidad desde el punto de vista crítico que se silencia en los medios de comunicación “del sistema”. Los invitados son de un amplio espectro ideológico y de lo que se trata es precisamente de abrir un debate entre el tradicionalismo y otras posturas que permanecen más o menos cercanas con el objeto de iluminar el debate intelectual.

El programa se emitirá en directo desde  el canal youtube https://www.youtube.com/c/tradicionvivaTv el próximo jueves 7 de mayo a las 21:00 horas de España Peninsular. El programa cuenta con el patrocinio del diario digital TradicionViva.es, del   Centro Jurídico Tomás Moro, y de la Plataforma Mayoría Social.

SUSCRÍBASE AL  CANAL YOUTUBE (pulse aquí)

HORARIOS DE EMISIÓN, 7 DE MAYO
España- 21:00
California- 12:00
México y Colombia- 14:00
Miami y Cuba- 15:00
Chile y Venezuela- 15:00
Argentina y Brasil- 16:00
Guinea Ecuatorial- 20:00
Portugal- 20:00
Filipinas- 03:00 (8 de mayo)

Manifiesto de la Liga Tradicionalista por la recuperación de España

La   Plataforma  Mayoría Social se adhiere al  Manifiesto por la Recuperación de España.

Españoles, es notorio que el Gobierno, y más aún, el propio sistema político en el que estamos inmersos, bajo el color de la democracia y el progreso, nos quiere imponer un yugo cada vez más pesado después de haberse apoderado de nuestra libertad civil.

El sistema partitocrático que sufrimos desde hace decenios nos despojó de nuestra identidad con engaños y promesas incumplidas; y nosotros, los españoles de bien, fuimos cediendo, ya de grado ya a la fuerza, y no supimos romper el silencio que desde el poder se impuso a la mayoría social. Pensábamos, quizá, que el juego político nos depararía algún día un gobierno que pusiera fin a un estado de cosas que no compartíamos. Sin embargo, el tiempo nos ha demostrado que el error no ha sido confiar en la llegada de posibles buenos gobiernos, sino que el mal procede del propio sistema partitocrático, que para poder sobrevivir necesita de la creación de divisiones artificiales y de la alimentación de grupos sociales y mediáticos que le garanticen un número suficiente de votos.

Por eso, ahora, son cada vez más los que desengañados descubren que se nos traicionó vilmente cuando se nos dijo que en la Constitución todos cabían, siendo la realidad que en la Constitución no cabemos los patriotas, ni los católicos, ni los padres de familia…, ni siquiera los hombres simplemente honrados. En fin, no cabemos los españoles de bien.

Así el independentismo, disgregador de la unidad nacional, ha ido avanzando paso a paso, silenciado por el poder político, hasta el borde de la consecución de su objetivo final: la ruptura de España; los católicos hemos tenido que soportar ya no solo la befa y el insulto a nuestra fe, sino que en muchos casos los ataques fueran realizados en obras supuestamente artísticas pagadas con nuestros impuestos, y, peor aún, hemos tenido que soportar, con grave afrenta para la integridad de nuestra Fe, la promoción pública y la tolerancia de falsas religiones como el Islam; a los padres de familia se les ha despojado de su obligación y de su derecho a formar a sus hijos, y han debido soportar, con gran dolor de su alma, la transformación de los centros escolares (aún los privados y concertados) de escuelas de virtud y de verdad, en meros comisariados políticos de difusión de ideologías criminales; y finalmente, los hombres honrados se han visto expulsados tanto de la vida política como de la gran vida social y económica, pues para pertenecer a las mismas debían transigir con la corrupción política y moral y con el pensamiento único impuestos desde las terminales del poder.

La actual situación que vivimos a consecuencia de la crisis sanitaria del Covid-19 ha llevado todos estos extremos maliciosos a su paroxismo. Se ha confinado a toda la población en clara vulneración del estatus jurídico que permite la declaración de un estado de alarma; se ha paralizado la vida económica sin un motivo claro; se ha iniciado la vía de la intervención económica con la apropiación, por la administración, de determinados productos (mascarillas, guantes, equipos de protección, etc.) y determinadas materias primas (alcohol, glicerina, etc.), resultando de tal apropiación el desabastecimiento de elementos necesarios para el combate de la pandemia; y finalmente hasta se han fijado precios máximos completamente imprudentes a determinados productos, lo que ha servido de rémora a su producción.

Pero la realidad de los males morales y materiales a los que se enfrenta España es mucho más profunda. Se puede adivinar en mismos principios ideológicos de los partidos del Gobierno, así como en los anuncios que -a modo de globo sonda- van anticipando, y que no están encontrando una crítica firme en los partidos de la oposición.

Las principales amenazas son las siguientes:

– La supresión de la libertad de los católicos con la persecución de sus celebraciones religiosas. El ahogo económico de la Iglesia por la vía fiscal o bien con la amenaza de una nueva desamortización con la disculpa de las inmatriculaciones registrales.

– La asfixia de las entidades de enseñanza no gubernamentales con la imposición de condiciones inasumibles por los centros (distancia de separación entre alumnos, medidas de control sanitario, etc.). La aspiración no disimulada de sustraer a los católicos sus centros quitándoles la libertad educativa. El robo a los padres, en definitiva, de su libertad de educación y patria potestad.

La aceleración de la ingeniería social para oprimir a la mayoría en nombre de un supuesto respeto a las minorías. El mantenimiento de unas políticas antinatalistas, pro ideología de género y de inmigración interesadamente dirigida.

– La extensión de un salario básico universal que provocará desarreglos en la economía mientras crea una masa leal al gobierno. El aumento del endeudamiento de las cuentas públicas en una suicida huida hacia adelante.

– El progresivo desmembramiento de España según el capricho de los partidos separatistas.

– La ejecución de una venganza definitiva por la derrota de la Revolución en 1939; por el descubrimiento y evangelización de un Nuevo Mundo; por la consecución de la Unidad Católica; y por la expulsión del Islam, obligando a todos los ciudadanos, editoriales o asociaciones a sostener la “verdad histórica institucional” de las fuerzas revolucionarias castigando severamente a quien discrepe del relato oficial.

La limitación de la iniciativa privada, con la clara intención de monopolizar desde el Estado diversos sectores económicos no necesariamente estratégicos.

– El relajamiento de la defensa de la propiedad privada con la aprobación de medidas confiscatorias de segundas residencias u otros inmuebles.

– La supresión o reducción grave del derecho de reunión, limitando el número de personas que puedan reunirse.

El control de los medios de comunicación a través de ayudas económicas a los medios afines; con la introducción directa de la censura; o incluso a través de la introducción de nuevos tipos penales y sanciones gravemente injustos por desproporcionados.

La progresiva retirada del dinero fiduciario y metálico sustituyéndolo por transacciones electrónicas que faciliten un control absoluto de la economía.

La geolocalización de todos los ciudadanos por medio de nuestros móviles y aparatos electrónicos con conexión.

Ante todos estos ataques solo queda una posición para salvaguardar nuestra dignidad y nuestras libertades civiles: comportarnos como españoles, recuperando las virtudes de nuestro pueblo, y armados de valor y abandonando el miedo, proceder, todos a una, a tomar las más activas providencias para escarmentar tal perfidia, acudiendo con osadía a la lucha social y política, pues no hay fuerza que prevalezca contra quien es leal y valiente, como los españoles lo son.

Desde la Liga Tradicionalista convocamos a todos los españoles de bien a recuperar el orden perdido, volviendo a establecer la debida jerarquía de principios que nunca debimos abandonar:

1º Devolver la vida social a Cristo, alcanzando, a través de su Soberanía social, los beneficios espirituales y materiales que de la misma nacen. Y es que no es posible que el pueblo español, en el que aún queda la fortaleza de la fe de nuestros mayores, y que aún sigue siendo tierra de María, haya primado, en esta crisis sanitaria, los medios humanos a los medios sobrenaturales. Dios permite estos castigos cuando los pecados sociales son numerosos y no reciben reparación. Por ello, esforcémonos en reparar tales ofensas por medio de la petición humilde pero firme a nuestros Pastores para el pronto y pleno restablecimiento de los sacramentos; por medio de la consagración de nuestra patria y nuestra familia a los Sagrados Corazones de Jesús y de María; y por medio, finalmente, de fundamentar las asociaciones laborales, profesionales y cívicas en Cristo.

2º Trabajar con insistencia y sin decaimiento en reconquistar la hegemonía social en todos los ámbitos persuadiendo a la sociedad de que efectivamente el poder político debe ser vigilado y controlado para no acabar en la tiranía y el despotismo actual, pues en vez de servir a la sociedad, se sirve de la sociedad para imponer a la misma su concreta y artificial visión partidista e ideológica del hombre. Para ello debemos ser esforzados en:

Recordar que el fin del ser humano es su salvación, y que la vida social, económica y política debe servir a este fin principal facilitando un orden justo.

Recordar que la Política, con mayúsculas, no se puede ejercer en la lucha partidista, sino que superando toda división se debe realizar favoreciendo el desarrollo de una auténtica comunidad humana en la que las obligaciones vengan antes que los derechos.

– Recordar, a tiempo y a destiempo, que hay otros sistemas de representación política más verdaderos que la representación a través de los partidos políticos. Algo que nuestros ancestros resumieron en el antiguo juramento de los reyes de Aragón: «Nos que somos tanto como vos, pero juntos más que vos, os hacemos principal entre los iguales, con tal que guardéis nuestros fueros y libertades, y si no, no.» 

– Y, finalmente, recordando que el verdadero control del poder no se realiza por medio de la división (inexistente en todos lados) entre poder ejecutivo, judicial y legislativo; sino que el verdadero control del poder se realiza distinguiendo la soberanía social de la soberanía política, de modo tal que la política nunca podrá regir lo que es competencia de los organismos sociales naturales (la familia, el municipio, las agrupaciones profesionales y laborales, etc.). No es posible que el poder político nos dé consignas de cómo debemos educar a nuestros hijos, cómo debemos regir nuestros municipios, como debemos producir nuestros industriales, cómo debemos ejercer nuestras profesiones, o cuáles sean los salarios o las condiciones laborales justas.

3º Concitar la unión de todos los españoles que aún se han mantenido inmunes al «pensamiento único» para, deponiendo todo personalismo, y relegando toda diferencia en lo accidental, presentar un frente único por medio de la colaboración sincera de todos los elementos aislados, todas las asociaciones, y todas las agrupaciones que tienen a Cristo por primer fundamento.

4º Trabajar constantemente «como si todo dependiera de nosotros, sabiendo que en realidad todo depende de Dios» y cumpliendo con nuestro deber por el deber mismo, sin realizar cálculos humanos sobre la efectividad o la eficiencia de nuestra acción. Y es que nuestra acción debe fundarse en lo debido de la misma, y no en su posible éxito a corto o medio plazo, pues este tipo de cálculos humanos nos llevó siempre a la elección del mal menor, que al final, por la vía del retroceso constante y la cesión como guía, nos ha traído a la actual situación de desamparo: incluso aunque una causa estuviera perdida, si es justa, no existe motivo para dejar de defenderla. Este principio nos llevó a conseguir lo que otros consideraban imposible: expulsar al Islam de España (nadie lo expulsó nunca de los territorios que ocupó); vencer al francés, cuando su maquinaria de guerra parecía imbatible; y derrotar al comunismo en 1939, que había trazado sus planes de dominio sobre España.

Como acción primera, para demostrar a los que nos tiranizan de que seguimos siendo españoles, y que como antaño somos valerosos y amamos nuestra libertad, os convocamos a todos, mientras dure el presente estado de alarma, y aún después, a salir públicamente a las calles de nuestras villas, pueblos y ciudades a rezar el Santo Rosario, y a solicitar a nuestros Santos y Patronos la intermediación para alcanzar el término de esta epidemia y para alcanzar la dicha de una España que vuelva a ser ella misma.

Como acción segunda, debemos colaborar todos en derribar al actual gobierno, pues ya pocos españoles pueden ocultar su auténtico perfil totalitario de orientación comunista.

Y como acción tercera, esforcemos en concitar la unión de fuerzas al margen de los partidos políticos. Unión ésta que debe fomentar las iniciativas culturales para mostrar a las generaciones más jóvenes el rostro auténtico de España, que un atajo de traidores se ha empeñado en ocultar; las iniciativas sociales para constituir de nuevo agrupaciones laborales, profesionales, cívicas y caritativas que tengan por centro a Cristo y alcancen la fuerza suficiente para reclamar al poder político la devolución de las obligaciones y derechos que en justicia les pertenecen; las iniciativas económicas que deben reindustrializar España y que vuelvan a mirar con respeto y veneración el trabajo agrícola y ganadero para que no volvamos a depender del extranjero, pues la crisis actual nos ha demostrado al grado de servidumbre y postración (hasta no tener siquiera lo necesario para combatir a un virus) al que lleva la dependencia económica de otros; y finalmente, a fomentar la unión fraterna, en una misma comunidad política, de todas las tierras que fueron un día parte de la Monarquía Hispánica, pues es ésta nuestra vocación histórica. Y renunciar a ella, sustituyéndola por una alianza con la Europa laicista, es renunciar a nuestra propia identidad.

Por nuestro Rey Eterno, por nuestra libertad, por nuestra tierra, por nuestras tradiciones. ESPAÑA, SÉ TÚ MISMA.

En Madrid, a 26 de abril de 2020, festividad de San Isidoro de Sevilla, autor del De laude Spaniae y el primero, entre muchos, en ser español.

PUEDE FIRMAR EL  MANIFIESTO PULSANDO AQUÍ

Nace la revista gratuita Soberanía Social

Vivimos en momentos convulsos. Pese a que en los países occidentales los problemas de calidad de vida y de desarrollo científico-tecnológico han mejorado, enfrentamos una serie de problemas que no    se ciñen   únicamente    a la esfera económica.

Podemos decir que estamos en guerra, aunque hablar de soldados y tanques sea inimaginable. Pero, puestos a ser más precisos, señalemos que el problema real es la   amenaza de la Revolución    (aunque el culmen más relevante se diera en 1789, y sus inicios podamos encontrarlos ya en la revolución luterana del siglo XVI, actualmente seguimos instalados en un movimiento revolucionario liderado por el falso ecologismo, el falso feminismo, y el falso humanismo).

Se busca  subvertir al completo el orden natural creado por Dios, por medio de un desarrollo ideológico que se basa en el continuo estrangulamiento de la sociedad, incurriendo en su atomización, en su anulación, en su coacción y represión, y en el menosprecio de su dignidad y otros derechos naturales.

Puedes descargar la revista pulsando sobre la imagen o siguiendo el enlace:   https://tienda.tradicionviva.es/producto/revistasoberaniasocial1/

Para ello, en consecuencia, se atenta (de una forma considerablemente hostil) contra la Verdad.

Ante esta situación, nos vemos en la obligación moral de abandonar los complejos infundidos y   sumarnos en lo que no deja de ser una misión contracultural  decidida a combatir lo que se ha de considerar, sin dudas ni titubeos de ninguna clase, como el Mal, que no es otro que la Revolución.

La  Plataforma Mayoría Social ,    junto a la Asociación Editorial Tradicionalista y al Centro  Jurídico Tomás Moro lo tienen claro. De ahí que tenga sentido llegar a un acuerdo, y desarrollar una nueva iniciativa tanto editorial como periodística, que presidida por su intención de análisis, generación de sano debate y opinión, sin burdas intransigencias, y con el único límite de la Verdad, y la Fe Verdadera, sirviera para rearmar doctrinalmente una sociedad que en breve tendrá que librar el combate de la libertad.

Por todo ello se decidió lanzar, de forma conjunta, la revista “Soberanía Social”,  que completando la labor divulgativa de ambas asociaciones , y compartiendo su mismo espíritu crítico y combativo, nos permitiera colaborar con otras asociaciones y movimientos sociales, con el objetivo de llegar a una mayoría social comprometida con la verdad, la libertad y la tradición católica hispana.

Puedes descargarte la revista pulsando sobre la imagen o siguiendo el enlace: https://tienda.tradicionviva.es/producto/revistasoberaniasocial1/

La revista, con  periodicidad cuatrimestral,  cuenta con un formato digital de   distribución gratuita. Huelga decir que se aprovechan ventajas de Internet, no solo en la medida en la que supone una “ventana al mundo” que no entiende de barreras geográficas y políticas, sino también por su paradigma descentralizado y distribuido, difícil de controlar como un todo por una élite concreta.

Para este proyecto, contamos con el apoyo de las siguientes asociaciones:   Plataforma Mayoría Social,   Centro Jurídico Tomás Moro, y   Asociación Editorial Tradicionalista.

Dicho esto, le invitamos no solo a leer nuestra revista, sino a   difundirla en la medida en la que pueda, y   colaborar   con el proyecto de la manera que estime más oportuna (remitiéndonos   colaboraciones,   difundiéndola   en redes sociales    …)

(para próximos números puede   remitir sus colaboraciones  al responsable de la maquetación de la revista:  redaccion@tradicionviva.es)

Puedes descargarte la revista siguiendo el enlace:   https://tienda.tradicionviva.es/producto/revistasoberaniasocial1/

Manifiesto del día Universal de la Infancia 2018. En defensa del ecosistema infantil

El 20 de noviembre de 1959 la Asamblea General de la ONU aprobó la Declaración de los Derechos del Niño, y desde entonces cada 20 de noviembre se celebra el Día Universal de la Infancia.

Queremos llamar la atención sobre el hecho, cada vez más olvidado, de que la existencia de una serie de derechos exige la existencia previa de una serie de obligaciones. Sin embargo, en los últimos años la administración y los diversos gobiernos de España (con independencia de los partidos políticos que los han sostenido) ha olvidado sus obligaciones.

Así, en vez de defender el «ecosistema infantil» se han dedicado a arremeter contra él por medio de la aprobación de leyes cada vez más alejadas de los intereses de los menores y de sus familias de procedencia, convirtiendo así el entorno de los mismos en auténticos páramos afectivos en los que los menores no encuentran asidero firme en que sujetarse. (más…)

/ In Acciones / By admin / Comentarios desactivados en Manifiesto del día Universal de la Infancia 2018. En defensa del ecosistema infantil

“Devotio, hospitium y clientela”… redes de solidaridad, comunidades reales, y comunidades imaginadas, la enseñanza institucionalizada factor imprescindible para perpetuar lo que funciona.

Por Carlos Aurelio Caldito Aunión.


Cualquier persona leída, algo más que medianamente formada, que no sea víctima de las leyes educativas progresistas, sabe –salvo que esté especialmente influida por el “marxismo cultural”- que la historia de los humanos no ha sido una confrontación “dialéctica” entre opresores y oprimidos, entre dominados y dominadores, entre explotados y explotadores, una constante lucha de clases, o tópicos y eslóganes por el estilo… Cualquier historiador serio, insisto: sin sesgo o influencia del marxismo cultural, afirma sin rodeos, claramente, que los humanos han ido progresando, avanzando para mejorar, mediante la acción espontánea, ensayando, unas veces acertando y otras equivocándose, y cuando algo han comprobado que funciona, siempre han tendido a conservarlo.

También, cualquier persona leída tiene noticias de que solamente en los grupos humanos en los que todos sus miembros tienen lazos de parentesco más o menos cercanos, e inevitablemente lazos afectivos, todos comparten los mismos objetivos e intereses, y todos se conocen, se puede afirmar que hay o puede haber solidaridad propiamente dicha, solo en tales casos, en los que media el conocimiento de la existencia del “prójimo” (próximo en Latín) se puede afirmar que un humano se siente concernido por lo que le ocurre a otros humanos… afirmar que uno se siente “solidario” con alguien de quien no conoce ni que existe, es un absoluto despropósito. Es por ello que los humanos, cuando las pequeñas comunidades dejan de ser tales y aumentan hasta tal extremo de que ya es imposible conocer a la totalidad de sus miembros, comienzan a crear “ficciones legales” y “comunidades imaginadas”, de manera que la gente pueda decir que se siente miembro, copartícipe de intereses, sentimientos, objetivos comunes y por tanto que se siente en comunión, y solidario y que lo que concierne a un miembro de la comunidad por numerosa que sea, también a él le afecta y no puede permanecer impasible.

En la Hispania prerromana, existían entidades, clanes, tribus con un poder político escaso y con una gran inseguridad en la protección territorial, incluyendo sus fronteras. Dichos clanes (gentilidad) o grupos supra-familiares podían pertenecer a tribus (como una Gens). Desde el punto de vista político y jurídico era vital pertenecer a un clan, que daba seguridad y protección a cada uno de sus miembros, así como unas normas por las que regirse. Algunas agrupaciones eran asociaciones temporales para ir a una guerra determinada, y se dotaban de un líder que solía ser reconocido como rey o reyezuelo por los romanos.

Con el paso del tiempo, los asentamientos en ciudades, de diversos clanes acabaron dando lugar a distintos reinos. Los miembros de los clanes gozaban de un derecho personal y propio, con su parte protectora pero también su parte represora, el cual era únicamente aplicable a los miembros del clan en concreto, por lo que las relaciones entre las diversas comunidades (que se regían por normas casi completamente diferentes) eran muy complicadas. Este problema se intentó solucionar con los pactos de hospitalidad y clientela.

Los pactos de hospitalidad eran acuerdos mediante los cuales una tribu “A”, pacta con la tribu “B” que cuando un miembro “A” va a la tribu “B” se le podrán aplicar las normas de la tribu que visita, siendo tratado como si fuera miembro de dicha tribu, siento esto recíproco. En el ámbito político, esta red de pactos permitió fortalecer a todas las gens en términos generales (mercado, alianzas militares…).

Las relaciones de clientela parten de la base de los pactos de hospitalidad. Consistía, por ejemplo, en que un agricultor entregase la mitad de su cosecha voluntariamente a un grupo de bandidos con cierta reputación, a cambio de su protección. Evitando así el acoso de estos y obteniendo a su vez protección frente al resto.

Entre las clientelas militares hubo una muy especializada, la “devotio” ibérica, consistente en un juramento mediante el cual un cliente presta servicio a un patrón/caudillo y jura ante una deidad proteger a su cliente con su vida, y si el cliente moría antes que ellos, estaban obligados a suicidarse… Tampoco era gratuita, solían obtener a cambio una manutención (víveres, vivienda) y sobretodo una mejora de su status social. Tanto los romanos como los cartagineses contrataron los servicios de los devotos iberos.

Hay un refrán que dice que no han de pedírsele peras al olmo, pues los olmos no dan peras ni mediante injertos. Efectivamente, si juntamos a individuos incompatibles o no suficientemente complementarios, lo lógico es que acaben saliendo híbridos, y como bien se sabe, los híbridos son estériles. Cuando se produjo la romanización de la Península Ibérica, tuvo lugar un mestizaje entre dos formas de vida aparentemente diferentes, pero si no hubieran tenido suficientes afinidades nunca se hubiera dado un cruce tan enriquecedor como el que se produjo.

Bien, volvamos al siglo XXI: En estos tiempos que nos han tocado vivir, en los que predominan la mediocridad, la maldad y la indigencia intelectual entre quienes nos mal-gobiernan, y que cada día que pasa se hace más urgente y necesaria una regeneración en España, es imprescindible releer a los clásicos, volver la vista atrás, no para regodearnos en la idea de que cualquier tiempo pasado fue mejor, sino para aprender de los aciertos y de los errores de nuestros ancestros.

No hay día en el que quienes nos hablan de Europa y de la “identidad europea” no hagan referencia a la enorme aportación que hicieron a Europa y al mundo los antiguos romanos, pero nunca suelen decir qué aportaron y qué ha perdurado de aquella cultura, aquella civilización que surgió de una aldea de campesinos en el territorio de la actual Italia. Sí, aunque muchos lo ignoren, la antigua Roma y la cultura romana estaban dominadas por una oligarquía rural, de propietarios que, explotaban directamente sus propias tierras: una clase social muy distinta de la nobleza guerrera de la epopeya homérica de la antigua Grecia.

Una de las razones fundamentales por la que Roma duró siglos y siglos fue por la forma en que los romanos eran educados. La educación romana se basaba en el “mos maiorum”, “la costumbre de los ancestros”, conjunto de reglas y de preceptos que el ciudadano romano, apegado a la tradición, estaba obligado a respetar. Transmitir esa tradición a los jóvenes, hacerla respetar como un ideal incuestionable, como base de toda acción y de todo pensamiento, era la tarea esencial del educador.

Al joven noble, no sólo se le educaba en el respeto a la tradición nacional, patrimonio común a toda Roma, sino también el respeto a las tradiciones propias de su familia de origen.

En opinión de los antiguos romanos la familia es el entorno natural en el que debe crecer y formarse el niño. Incluso en la época del imperio, cuando la instrucción colectiva en la escuela, la enseñanza institucionalizada es ya una costumbre arraigada desde mucho tiempo atrás, se siguió discutiendo acerca las ventajas y los inconvenientes de ambos sistemas.

La educación de los niños y adolescentes en la antigua Roma se producía en el ámbito familiar hasta los diecisiete años; primero, hasta los siete años, bajo la supervisión de la madre; con posterioridad, bajo la vigilancia del pater familias, a quien acompañaban en sus actividades cotidianas.

En la antigua Roma el padre era considerado como el verdadero educador; el pater familias romano se entregaba con plena implicación, en el cumplimiento de su papel de educador.

El conservadurismo -conservar lo que funciona- del que vengo hablando justifica el que Cicerón, a mediados del siglo I a. C., acabe afirmando que el bien de la patria es la suprema leysalus publica suprema lex esto-, y años después estará presente en el intento de restauración de los viejos ideales morales que llevarán a cabo algunos emperadores siguiendo las directrices de Marco Flavio Quintiliano (originario de Calahorra, La Rioja) en el primer siglo de nuestra era.

La importancia de la tradición, como ya he mencionado con anterioridad, se expresa básicamente en el peso que posee el mos maiorum que, hará afirmar a Cicerón que la fortaleza de Roma descansa tanto en las viejas costumbres como en el vigor de sus hijosmoribus antiquis res stat Romana virisque– y se manifiesta también en el profundo conservadurismo de la religión romana, que constituye uno de los elementos fundamentales de argamasa, de cohesión de la comunidad. Pero, además, la importancia del mos maiorum tiene otro ámbito de expresión de una importancia similar; concretamente, al peso de las tradiciones familiares, que se manifiesta en los grandes funerales, donde se hacen desfilar las imágenes de los antepasados, las oraciones fúnebres, donde se exaltaba grandeza de éstos, a la vez que la del difunto, y el propio hogar familiar, con la exposición de las imágenes, de las mascarillas de los ascestros, en el atrium de la casa.

Si observamos con atención, el contenido de aquella “antigua educación”, advertiremos, en primer lugar, un ideal moral: lo esencial es formar la conciencia del niño o del adolescente, inculcarle un sistema rígido de valores morales, de reflejos seguros, perdurables, un estilo de vida. En suma, como ya se ha dicho anteriormente, este ideal es el de la ciudad antigua, hecho a base de sacrificios, privaciones y devoción, de consagración total de la persona a la comunidad, al Estado.

Cuando los antiguos romanos acaban asumiendo la cultura griega y se “helenizan”, hacen suya la filosofía griega, sus costumbres (no sin reticencias y múltiples protestas “nacionalistas”) adaptan su sistema educativo a las nuevas corrientes de pensamiento y pedagógicas que les llegan de oriente.

Los romanos crearon un sistema nacional-estatal de enseñanza, una red de centros educativos en todas sus provincias, que llegaba hasta los lugares más remotos del imperio. Aunque no fueron especialmente innovadores, pues calcaron el modelo de la los griegos, mejor dicho atenienses, sí fueron ellos quienes lo divulgaron e implantaron por todos los lugares que rodean el “Mare Nostrum”, el Mediterráneo.

Los antiguos romanos consideraban, como se ha dicho y repetido a lo largo de este texto, que la educación en las primeras edades de los niños y niñas correspondía en exclusiva a la familia, y bajo la dirección y supervisión de la madre. Es decir que, no existían parvularios, centros de educación infantil.

Transcurrido el tiempo de educación en familia, hacia los siete años los niños se incorporaban a la enseñanza elemental o primaria; posteriormente (tal como en la actualidad en España) pasaban a la secundaria y finalmente a la enseñanza superior. A la misma vez que la red estatal de centros de enseñanza, existían centros educativos privados, obviamente de pago, a los que solamente se podía permitir acceder los hijos de la gente más acomodada, de las oligarquías urbanas y rurales.

Tanto en la red de centros estatal de enseñanza, como en los centros privados, el objetivo principal era preparar a la juventud para que acabase asumiendo cargos de responsabilidad, ya fuera en la empresa privada como en la administración de la cosa pública; tanto en un ámbito como en el otro, los antiguos romanos pensaban que debían estar presentes la honestidad, la laboriosidad y la lealtad. El sistema educativo romano pretendía formar personas de orden, metódicos y enérgicos; una élite activa, emprendedora y bien educada. Los romanos de entonces nunca perdían de vista su ideal de “ciudadanos hechos a sí mismos”, para lo cual, para progresar, tanto académicamente como profesionalmente, o en la política, eran tenidos en cuenta la capacidad y el mérito, sin olvidar el compromiso ético de servicio a sus conciudadanos. Efectivamente, los antiguos romanos eran educados en la responsabilidad, en la justicia y en el sentido del deber… Todo lo contrario de lo que actualmente se practica en España.

En la época del Imperio los romanos, por decisión de los emperadores, crearon Universidades, la primera de ellas en Constantinopla (actual Estambul), centros de enseñanza a la vez que de investigación y experimentación.

Se puede afirmar con rotundidad que los antiguos romanos pusieron en marcha un sistema de instrucción pública equiparable a los actualmente existentes en el mundo desarrollado, y que este sistema educativo fue una de las razones de que la cultura, la civilización romana durara siglos y siglos.

Entre las muchas instituciones que heredamos de la antigua Roma está precisamente su sistema de enseñanza, que sin duda, si nos atenemos a sus resultados fue sumamente eficaz. Tal es así que todavía se sigue imitando en gran medida.

Y por ésta, y otras razones, la civilización romana superó en Europa Occidental más de un milenio de existencia (en la Oriental, sobreviviría hasta la toma de Constantinopla por los turcos).

Alguno dirá que olvido nombrar la principal aportación que los antiguos romanos nos hicieron: “El derecho romano”, por supuesto que no podemos ignorarlo, pero ése es un asunto para otro artículo.

La Civilización Romana emprendió el camino hacia el abismo desde el momento en que sus ciudadanos perdieron de vista los valores de los que he venido hablando, y abrazaron el ideal del “homo festivus”, cuando se adoptó por parte de los gobernantes la máxima de “panen et circenses”, y se condujo a los romanos a una situación de igualdad en la necedad, igualdad en la mediocridad; por supuesto, la administración del estado acabó endeudándose cada vez más, despilfarrando, provocando inflación, entrometiéndose en el mercado, recurriendo al control estatal de los precios, regalando generosamente subvenciones…, las ciudades se fueron empobreciendo, la gente productiva fue esquilmada por el estado, y como era de esperar acabó huyendo al campo, abandonando las ciudades… ¿Por qué hacer el esfuerzo de trabajar tu propia tierra cuando sus productos no pueden venderse a precios rentables, ya que el estado los distribuye casi gratis en Roma?, antes de la invasión de los “bárbaros” ya se había producido el colapso del estado, por haber aplicado durante largo tiempo políticas socialistas, por hacer que los ciudadanos llevaran una vida regalada.

Y paralelamente a todo esto, tal cual nos describe Amaury de Riencourt, en “Sexo y poder en la Historia”, “a medida que el imperio romano ganó en extensión, la sociedad romana experimentó una extraordinaria mutación con asombrosa rapidez, pasando del sano estoicismo y la simplicidad a una vida de libertinaje desenfrenado. La prostitución aumentó a pasos agigantados, la homosexualidad se importó de Grecia, y las mujeres se liberaron pronto de cualquier traba. No contentas con suprimir la autoridad absoluta del paterfamilias, las mujeres romanas empezaron a abandonar sus hogares para desempeñar un papel cada vez más importante en la vida política del Estado”.

Fruto de la cultura grecorromana desequilibradamente masculina, esta rebelión feminista adoleció de un defecto decisivo: al revolverse contra la autoridad masculina y la supremacía de los valores viriles en términos estrictamente masculinos, las mujeres romanas destruyeron en definitiva los cimientos de su propia sociedad y civilización.

Inconscientemente, las mujeres romanas destruyeron con sus propias manos sus bastiones femeninos en una sociedad patriarcal; las altivas, respetadas e influyentes madres de los primeros tiempos de la República pasaron a despreciar su función biológica primordial en la época imperial y comenzaron a competir con los hombres en términos masculinos. En ese proceso, fracasaron y no hicieron ninguna contribución significativa a la cultura romana; y al no ser capaces de restablecer el respeto por los valores específicamente femeninos contribuyeron a corromper la vida romana bajo el dominio imperial de los Césares sin lograr siquiera participar directamente en el poder político, cada vez más sujeto al influjo de las legiones y de la guardia pretoriana.

Las similitudes entre la forma de vida del mundo occidental contemporáneo y del imperio romano en lo que respecta a decadencia son increíblemente turbadoras: la misma falta de objetivos éticos, la misma degeneración cultural y misma ausencia de creatividad, la misma brutalización, el mismo envilecimiento, la misma zafiedad y el mismo culto a la violencia sin venir a cuento. El circo romano en el que los gladiadores derramaban su sangre para la satisfacción sádica de las multitudes se sustituye ahora por el cine y la televisión, en los que el ketchup ha reemplazado a la sangre para satisfacción del mismo tipo de multitudes narcotizadas y alienadas.

Pero psíquicamente el significado es idéntico en ambos casos.

Es más, la rebelión de las mujeres tanto entonces como ahora tiene idéntico alcance y el mismo propósito de destrucción de la civilización y de la sociedad, ya que en ambos casos las mujeres se sublevan contra el marco de referencia masculino, en lugar de desplegar un enfoque creativamente femenino respecto de cómo restablecer el poder de la mujer y su influencia, sin destruir la sociedad y dándole al componente femenino su verdadero lugar en la sociedad.

Dicen que quienes no conocen su propia historia, la Historia, están condenados a repetirla. Pues “eso”.

/ In Artículos / Tags: , / By admin / Comentarios desactivados en “Devotio, hospitium y clientela”… redes de solidaridad, comunidades reales, y comunidades imaginadas, la enseñanza institucionalizada factor imprescindible para perpetuar lo que funciona.

La Plataforma MayoriaSocial.com presenta más de 800 firmas felicitando a Hungría por su defensa de la libertad.

En dos días la Plataforma MayoriaSocial.com ha presentado más de 800 firmas de apoyo a la política de Viktor Orbán en defensa de la tradición europea.


El pasado 12 de septiembre el Parlamento Europeo aprobó activar contra el pueblo húngaro el artículo 7 del Tratado de la Unión Europea. Tal artículo permite al Consejo Europeo suspender ciertos derechos que se derivan de la aplicación de los Tratados, incluidos los derechos de voto de Hungría en el Consejo.

No obstante, a pesar de las amenazas y coacciones de los oligarcas de la Unión Europea el pueblo húngaro (de mayoría católica), encabezado por su Primer Ministro, Viktor Orbán, se ha mantenido firme en su postura, que resumió el mismo Orbán hace unos meses con su tajante: “La Cristiandad es la última esperanza”.

Y es que los motivos por los que la Unión Europea quiere doblegar al pueblo húngaro son sencillos:

1º Porque el pueblo húngaro aprobó el pasado junio, a través de su parlamento, una ley que obliga al Estado a defender los valores y cultura cristianos del país.

2º Porque el pueblo húngaro, con caridad cristiana, ayuda a los refugiados y desplazados musulmanes en sus países de orígenes, pero se niega a permitir en asentamiento del Islam en la Patria Húngara. De hecho, inició un exitoso programa de caridad (Hungría Ayuda) que está reconstruyendo pueblos, y edificando iglesias y colegios en las comunidades locales de Oriente Medio.

3º Porque el pueblo húngaro, con tal programa de ayuda, se enfrenta radicalmente a las pretensiones del magnate Soros, de las multinacionales y de los grupos de presión apátridas, que lo que quieren es desarraigar de sus patrias a los musulmanes necesitados e introducirlos en Europa para: (1) a través del multiculturalismo, acabar con nuestra tradición Cristiana; (2) introducir una competencia laboral que lleve a la reducción de los sueldos de los trabajadores europeos, y al empeoramiento de nuestra calidad de vida; y (3) mantener a los países de origen de estos inmigrantes en la pobreza arrebatándoles a la mano de obra joven y con mayor iniciativa, que es la que emigra.

4º Porque el pueblo húngaro se muestra contundente a la hora de rechazar la aplicación de la ideología de género en su patria, protegiendo a sus hijos de la ingeniería social deshumanizada que se pretende realizar por medio de las políticas de género y LGTBI+.

5º Porque, finalmente, el pueblo húngaro se opone a que en su patria desarrollen su actividad ONG´S y otras entidades supuestamente filantrópicas que son solo instrumentos de las oligarquías mundialistas para imponer sus postulados contrarios a la dignidad de las personas (explotación laboral, perdida de la identidad personal, supresión de la visión trascendente de la vida, etc.)

Por todo ello, la Plataforma MayoriaSocial.com ha impulsado un movimiento de apoyo para felicitar a Hungría en su defensa de la libertad y la tradición europea. En tan solo dos días casi 900 ciudadanos españoles han manifestado su apoyo al pueblo húngaro enviando a través del portal de MayoriaSocial.com (http://www.mayoriasocial.com/felicita-hungria-la-defensa-la-libertad/ ) su felicitación por la defensa de las libertades europeas.

Desde la Plataforma MayoriaSocial.com queremos reconocer el combate sin par que está librando el pueblo húngaro, y su Primer Ministro Viktor Orbán, contra la desnaturalización de Europa. Es precisamente esta defensa de las esencias europeas la que esta propiciando una injusta campaña de acoso al gobierno húngaro, campaña urdida con mentiras e injurias hacia un pueblo que en su historia ha padecido en sus propias carnes la opresión de la dictadura comunista.

Ante estos ataques, poco a poco, se está empezando a sublevar la ciudadanía española, que ve en el gobierno húngaro un modelo a seguir, pues con tristeza los españoles están percibiendo que la Europa que están construyendo  los burócratas europeos no es la verdadera Europa.

Es necesario recordar que ya en 1956 lo más sano de nuestro pueblo vibró en lo más íntimo cuando el hambre de auténtica libertad del pueblo húngaro llevó a Hungría a exclamar «Juramos que no permaneceremos más tiempo como esclavos», juramento que siguen manteniendo al día de hoy en su pugna con la oligarquía europea.

Desde la Plataforma Mayoría Social podemos constatar que en el momento actual existe en la mayoría de los países de la Unión Europea una desconexión total entre la Europa oficial (la de los burócratas) y la Europa Real (la de la mayoría social). Sin embargo, felizmente en Hungría existe una identidad total entre su pueblo y su gobierno.

Por ello con la iniciativa impulsada por la Plataforma MayoriaSocial.com (http://www.mayoriasocial.com/felicita-hungria-la-defensa-la-libertad/ ) nuevamente queremos agradecer la defensa que Hungría está haciendo no solo de sus propios intereses, sino de los intereses de todos los europeos que aún sentimos vivos los lazos del hermanamiento en la verdadera Europa, agradeciendo igualmente a los casi 900 españoles que leales al espíritu europea han firmado el manifiesto de apoyo al pueblo húngaro (pulse aquí para leer y firmar el manifiesto).

FamiliaenDerechos.es pide al Ayuntamiento de Elche tres días de luto oficial por el asesinato del pequeño Aarón.

FamiliaenDerechos.es es una entidad adherida a Mayoría Social.


¿Por qué cuando muere un menor a manos de su madre o de su pareja no se convocan en los Ayuntamientos minutos de silencio ni se declaran días de luto oficial?

El pasado jueves 13 de septiembre una mujer de 27 años (madre del menor) y su pareja de 25 años ingresaron a un niño de dos años en el Servicio de Urgencias del Hospital General Universitario de Elche. El ingreso era motivado por un fuerte traumatismo craneoencefálico, supuestamente ocurrido por una caída en el baño. Sin embargo, el pequeño, llamado Aarón, no pudo superar la severidad de sus lesiones y falleció el lunes 17 de septiembre.

A raíz de estos sucesos la ciudadanía ha descubierto la perversidad de la madre, de su nueva pareja, y del sistema judicial fundado en la Ideología de género.

Y es que resulta que la madre, residente en Madrid, se separó el padre del pequeño, y decidió cambiar de domicilio con su nueva pareja, e irse a vivir a Elche, y para evitar que el padre del menor pudiera ponerle algún obstáculo legal para realizar el traslado le denunció por violencia de género, imponiéndose al padre biológico, de manera prácticamente automática, una orden de alejamiento e incomunicación. Esta orden fue responsable de que desde el mes de abril ni el padre ni la abuela materna pudieran tener contacto alguno con el niño, pues de hecho la presunta homicida les quitó de Facebook y de Whatsapp y ni siquiera les dejó ver a Aarón el día de su cumpleaños. (más…)

Felicita a Hungría por la DEFENSA DE LA LIBERTAD

El pasado 12 de septiembre el Parlamento Europeo aprobó activar contra el pueblo húngaro el artículo 7 del Tratado de la Unión Europea. Tal artículo permite al Consejo Europeo suspender ciertos derechos que se derivan de la aplicación de los Tratados, incluidos los derechos de voto de Hungría en el Consejo.

No obstante, a pesar de las amenazas y coacciones de los oligarcas de la Unión Europea el pueblo húngaro (de mayoría católica), encabezado por su Primer Ministro, Viktor Orbán, se ha mantenido firme en su postura, que resumió el mismo Orbán hace unos meses con su tajante: “La Cristiandad es la última esperanza”.

Y es que los motivos por los que la Unión Europea quiere doblegar al pueblo húngaro son sencillos: (más…)

La Asociación Europea de Abogados de Familia presenta su informe al Anteproyecto de L.O. Frente a la Violencia contra la Infancia.

Noticia de la Asociación Europea de Abogados de Familia, entidad adherida a Mayoría Social.


Tras la apertura del periodo de consulta pública al Anteproyecto de Ley Orgánica de Protección Integral frente a la Violencia contra la Infancia, la Asociación Europea de Abogados de Familia presenta un informe solicitando que la futura ley defienda la Custodia Compartida como mejor medida para la protección de los menores tras los procesos de ruptura de pareja, y reconozca el derecho de los menores al libre desarrollo físico, mental y moral sin injerencias del poder político, eliminando de los planes de estudios y de las políticas oficiales cualquier imposición de la llamada “ideología de género”.

Con las medidas propuestas la Asociación Europea de Abogados de Familia pretende poner límites a la violencia institucional contra la infancia.


Dado el fundado interés de la Asociación Europea de Abogados de Familia en la protección integral de los menores frente a cualquier tipo de violencia, y de conformidad con lo previsto en el artículo 133 de la Ley 39/2015, de 1 de octubre, del Procedimiento Administrativo Común de las Administraciones Públicas, la Asociación, en defensa de los intereses de los menores, ha presentado ante el Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social un informe en el periodo de consulta pública para la elaboración del Anteproyecto de Ley Orgánica de Protección Integral frente a la Violencia contra la Infancia.

En su informe la Asociación Europea de Abogados de Familia solicita que la futura legislación preste especial atención a un tipo de violencia contra la infancia que suele pasar desapercibida: la violencia institucional contra la infancia. (más…)