Defendemos nuestra identidad personal de hombre y mujer

El ser humano es hombre o es mujer, pues no existe más realidad biológica ni cromosómica. Y el hombre y la mujer son iguales en dignidad y derechos  y distintos en todo lo demás. Por ello defendemos la realidad natural y antropológica del ser humano, manifestándonos en contra de la totalitaria ideología política de género que nos quieren imponer desde todos los ámbitos.

Es evidente que la normalidad no puede ser patológica, y por eso es criminal la heterofobia que se practica desde todos los centros de poder político, y que además se alimenta de nuestros impuestos.