Defendemos el mundo rural, y también el urbano

En la actualidad el entorno rural en España sufre tres principales problemas: la despoblación, el abandono de las instituciones y el envejecimiento. Más de 4.000 municipios españoles están en riego de desaparición.

El 60% de los municipios españoles tenía a 1 de enero de 2016 menos de 1.000 habitantes, ocupaba el 40% de la superficie y apenas concentraba el 3,1% de la población.

El abandono de las actividades agrícolas, ganaderas y agroalimentarias, las políticas en contra de lo rural y a favor de las grandes ciudades y la minusvaloración de las áreas rurales en contraposición con las áreas urbanas son las principales causas de despoblación.

Sin embargo el entorno rural es capaz de aportar a España valor añadido ya que en los pueblos se conserva la esencia de la españolidad por ser más débil la intromisión de los partidos políticos. Su cercanía a la naturaleza, su respeto a las leyes naturales y la especial relación social entre los vecinos permiten tener confianza en que apostar por el mundo rural es apostar por una España mejor.

Consideramos que es necesario organizar la ruralidad en núcleos viables contando con población joven y formada, realizar una correcta adecuación entre el tejido productivo y la población activa en el mundo rural, mejorar la financiación de la educación en entornos rurales, potenciar la agricultura y la ganadería responsable y sostenible, potenciando el establecimiento de la industria agroalimentaria de calidad cerca de los núcleos rurales, y mejorar las infraestructuras de comunicación y transporte fomentando el teletrabajo.

Hemos de ser capaces de ensalzar las virtudes del mundo rural para favorecer una alternativa real de vida frente a la aglomeración urbana.

No es posible continuar como hasta ahora, determinando la política desde las grandes ciudades con olvido total del mundo rural, muchas veces despreciado incluso en medios de comunicación de titularidad pública. Frente a la pretensión de algunos de suprimir municipios por la vía de la reagrupación, nos pronunciamos por revitalizar todos los municipios, entregando suelo público a jóvenes parejas para que formen familias, y facilitando a pequeñas y medianas empresas solares en los que radicar su actividad.

Debe priorizarse la inversión pública en zonas rurales antes que en zonas urbanas, que cuentan con una mayor posibilidad de inversión privada.