Defendemos una sociedad sin excluidos

La justificación última de la política es la garantía de la libertad de todos y –de forma complementaria y al mismo nivel- el esfuerzo solidario de toda la comunidad (tanto política como social) porque nadie quede abandonado y excluido de la máxima prosperidad posible.

Desde Mayoría Social defendemos el impulso de  políticas públicas centradas en las personas, con prioridad siempre al apoyo a quienes no pueden valerse por sí mismos: ni jóvenes marginados crónicamente del mercado laboral, ni pensionistas en la miseria, ni embarazadas abocadas al aborto por falta de apoyos para ser madres, ni desahucios  injustos, ni pobreza energética, ni discriminación de los discapacitados en el mercado laboral, y, lo que es peor, de la vida social, entre otros.

Igualmente defendemos la participación en la vida política y social de todas aquellas personas que han sido rechazadas por el sistema por sus ideas contrarias a los dogmas de lo políticamente correcto.